Eco, Umberto - Como se hace una tesis (1982)

COMO SE HACE UNA TESIS Técnicas y procedimientos de estudio, investigación y escritura por Umberto E - pdf za darmo

5 downloads 4977 Views 1MB Size

Recommend Stories


Eco Umberto O bibliotece
Eco Umberto O bibliotece - pdf za darmo

The Myth of Superman - Umberto Eco
The Myth of Superman - Umberto Eco - pdf za darmo

Umberto Eco - Der Name der Rose
Umberto Eco - Der Name der Rose - pdf za darmo

Gnomy z planety Gnu Eco Umberto
Gnomy z planety Gnu Eco Umberto - pdf za darmo

Story Transcript


COMO SE HACE UNA TESIS Técnicas y procedimientos de estudio, investigación y escritura

por

Umberto Eco versión castellana de LUCÍA BARANDA y ALBERTO CLAVERÍA IBÁÑEZ

ÍNDICE INTRODUCCIÓN

13

I. QUE ES UNA TESIS DOCTORAL Y PARA QUE SIRVE 1.1. Por qué hay que hacer una tesis y en qué consiste 1.2. A quién interesa este libro 1.3. Cómo una tesis sirve también después del doctorado 1.4. Cuatro reglas obvias

18 22

II. LA ELECCIÓN DEL TEMA

27

II.1. ¿Tesis monográfica o tesis panorámica? II..2. ¿Tesis histórica o tesis teórica? II..3. ¿Temas clásicos o temas contemporáneos II..4. ¿Cuánto tiempo se requiere para hacer una tesis? II..5. ¿Es necesario conocer idiomas extranjeros? II.6. ¿Tesis cientíñca o tesis política? II.6.1. ¿Qué es la cientificidad? II.6.2. ¿Temas histórico-teóricos o experiencias «en caliente»? II.6.3. Cómo transformar un tema de actualidad en tema científico

18

23 25

27 32 35 37 42 47 47 54 57

II.7. Cómo evitar ser explotado por el ponente III. LA BÚSQUEDA DEL MATERIAL III.1. La accesibilidad de las fuentes III.1.1. Cuáles son las fuentes de un trabajo científico III.1.2. Fuentes de primera y segunda mano III.2. La investigación bibliográfica III.2.1. Cómo usar una biblioteca III.2.2. Cómo afrontar la bibliografía: el fichero III.2.3. La referencia bibliográfica

66 69 69 69 75 79 79 84 89

CUADRO 1 - RESUMEN DE LAS REGLAS DE LA CITA BIBLIOGRÁFICA

106

CUADRO 2 - EJEMPLO DE FICHA BIBLIOGRÁFICA

108

III.2.4. La biblioteca de Alessandria: un experimento

109

CUADRO 3 - OBRAS GENERALES SOBRE EL BARROCO ITALIANO LOCALIZADAS EXAMINANDO TRES TEXTOS DE CONSULTA

120

CUADRO 4 - OBRAS PARTICULARES SOBRE LOS TRATADISTAS ITALIANOS DEL SEICENTO LOCALIZADAS EXAMINANDO TRES TEXTOS DE CONSULTA

122

III.2.5. ¿Hay que leer los libros? ¿Y en qué orden?

133

IV. EL PLAN DE TRABAJO Y LAS FICHAS

137

IV. 1. El índice como hipótesis de trabajo 137 IV.2. Fichas y anotaciones 146 IV.2.1. Varios tipos de ficha y para qué sirven 146

CUADRO 5 - FICHAS PARA CITAS CUADRO 6 - FICHAS DE RECUERDO

150 152

IV .2.2. Fichas de las fuentes primarias IV.2.3. Las fichas de lectura

155 158

CUADROS 7-14 - FICHAS DE LECTURA

IV.2.4. La humildad científica V. LA REDACCIÓN V.l. ¿A quién se habla? V.2. Cómo se habla V.3. Las citas V.3.1. Cuándo y cómo se cita: diez reglas CUADRO 15 - EJEMPLO DE ANÁLISIS CONTINUADO DE UN MISMO TEXTO

V.3.2. Citas, paráfrasis y plagio V.4. Las notas a pie de página V.4.1. Para qué sirven las notas V.4.2. El sistema cita-nota CUADRO 16 - EJEMPLO DE UNA PÁGINA CON EL SISTEMA CITA-NOTA CUADRO 17 - EJEMPLO DE BIBLIOGRAFÍA STANDARD CORRESPONDIENTE

V.4.3. El sistema autor-fecha

158

174 177 177 179 188 188

198

199 201 201 204 207

208

209

CUADRO 18 - LA MISMA PÁGINA DEL CUADRO 16 REFORMULADA SEGÚN EL SISTEMA AUTOR-FECHA

213

CUADRO 19 - EJEMPLO DE BIBLIOGRAFÍA CORRESPONDIENTE CON EL SISTEMA AUTOR-FECHA

214

V .5. Advertencias, trampas y costumbres.... V.6. El orgullo científico

215 219

VI. LA REDACCIÓN DEFINITIVA VI.1. Los criterios gráficos VI.1.1. Márgenes y espacios VI.1.2. Subrayados y mayúsculas VI.1.3. Parágrafos VI.1.4. Comillas y otros signos VI. 1.5. Signos diacríticos y trasliteraciones

223 223 223 225 228 229 234

CUADRO 20 - CÓMO TRASLITERAR ALFABETOS NO LATINOS

237

VI.1.6. Puntuación, acentos, abreviaturas

239

CUADRO 21 - ABREVIATURAS MÁS USUALES

VI. 1.7. Algunos coyisejos desordenados VI .2. La bibliografía final VI.3. Los apéndices VI.4. El índice CUADRO 22 - MODELOS DE ÍNDICE

VII CONCLUSIONES

242

244 250 254 257 260

265

Nota de los traductores El presente libro está en principio dirigido al público universitario italiano. En consecuencia, abundan en él las referencias a la vida, la lengua y la cultura italianas. No nos ha parecido necesario cargar de escolios este tipo de referencias (sobre los tipos de tesis, las relaciones con el profesor, el funcionamiento de la universidad en Italia...) para acomodarlas a España; el lector sabrá corregir su visión adaptándola a la propia situación. Hemos renunciado a la adaptación, además, por considerar que los temas escogidos y desarrollados por Eco a modo de ejemplos corresponden al talante intelectual del autor y reflejan sus filias y sus fobias. Sin embargo, nuestro criterio ha sido flexible, pues en los casos en que se imponía la comprensión de un ejemplo o una serie de ellos, lo hemos trasladado del ámbito de la cultura italiana al de la hispana (dando en nota el original cuando nos ha parecido significativo). En el capítulo de observaciones técnicas hemos acomodado algunos consejos del autor a nuestros usos para que el libro conserve en todo momento su condición de manual práctico.

INTRODUCCIÓN 1. Hubo un tiempo en que la universidad era una universidad de élite. Sólo iban a ella los hijos de los titulados. Salvo raras excepciones, los que estudiaban disponían de todo el tiempo que necesitaran. La universidad estaba concebida para dedicarse a ella con calma: cierto tiempo para el estudio y cierto tiempo para las «sanas» diversiones goliárdicas o para las actividades en los organismos representativos. Las clases eran conferencias prestigiosas, y a continuación los estudiantes más interesados se apartaban con los profesores y los ayudantes en seminarios separados de diez o quince personas como máximo. Aun hoy en muchas universidades norteamericanas un curso jamás tiene más de diez o veinte estudiantes (que pagan muy caro y tienen derecho a «usar» al enseñante todo lo que quieran para discutir con él). En universidades como Oxford hay un profesor, llamado tutor, que se ocupa de las tesis de investigación de un grupo reducidísimo de estudiantes (puede suceder que se cuide de uno o dos al año) y sigue día a día su trabajo. Si tal fuese la situación italiana, no habría necesidad de escribir este libro; si bien algunos de los consejos que da podrían convenir también al estudiante «ideal» antes esbozado. Pero la universidad italiana es hoy día una universidad

de masas. Llegan a ella estudiantes de todas clases, provenientes de todos los tipos de enseñanza media y que incluso se matriculan en filosofía o en filología clásica proviniendo de un instituto técnico en que jamás han cursado griego, e incluso ni siquiera latín. Y si bien es cierto que de poco sirve el latín para muchos tipos de actividad, sirve de mucho a quienes estudian filosofía y letras. Hay cursos en que están matriculadas millares de personas. El profesor conoce más o menos a una treintena que asisten con más frecuencia, y con ayuda de sus colaboradores (becarios, adjuntos, auxiliares) consigue hacer trabajar con cierta asiduidad a un centenar. Muchos de ellos son pudientes, criados en una familia culta y en contacto con un ambiente cultural vivaz, que pueden permitirse viajes instructivos, asisten a los festivales artísticos y teatrales y visitan países extranjeros. Luego vienen los otros. Estudiantes que a lo mejor trabajan y se pasan el día en la oficina de censo de una población de diez mil habitantes donde sólo hay papelerías. Estudiantes que, desilusionados de la universidad, han elegido la actividad política y persiguen otro tipo de formación, pero que antes o después tendrán que cumplir el compromiso de la tesis. Estudiantes muy pobres que, teniendo que escoger un examen, calculan el precio de los diversos textos prescritos y se dicen: «este examen es de tantas pesetas», y de dos complementarios eligen el que cuesta menos. Estudiantes que en ocasiones acuden a clase y luchan por encontrar un sitio en el aula atiborrada; y al final les gustaría hablar con el docente, pero hay una cola de treinta personas y han de tomar el tren porque no pueden quedarse en un hotel. Estudiantes a quienes nadie ha explicado jamás cómo se busca un libro en una biblioteca y en qué biblioteca: frecuentemente no saben que podrían encontrar libros en la biblioteca de su ciudad o ignoran cómo se saca una tarjeta de préstamo. Los consejos de este libro están especialmente destinados a ellos. También valen para el estudiante de enseñanza superior que va a ir a la universidad y quisiera saber cómo funciona la alquimia de la tesis.

A todos estos quisiera sugerir este libro por lo menos dos cosas: — Se puede hacer una tesis digna aun hallándose en una situación difícil, causada por discriminaciones recientes o remotas; — Se puede aprovechar la ocasión de la tesis (aunque el resto del período universitario haya sido desilusionante o frustrante) para recuperar el sentido positivo y progresivo del estudio no entendido como una cosecha de nociones, sino como elaboración crítica de una experiencia, como adquisición de una capacidad (buena para la vida futura) para localizar los problemas, para afrontarlos con método, para exponerlos siguiendo ciertas técnicas de comunicación. 2. Dicho esto, ha de quedar claro que el presente libro no quiere explicar «cómo se hace la investigación científica» ni constituye una discusión teórico-crítica sobre el valor del estudio. Se trata solamente de una serie de consideraciones sobre cómo se llega a poner ante un tribunal de doctorado un objeto físico prescrito por la ley y formado por cierta cantidad de páginas mecanografiadas, que se supone guardará alguna relación con la disciplina en que se doctora y que no sumirá al ponente en un estado de dolorosa estupefacción. Quede claro que el libro no puede decir qué poner en la tesis. Eso es asunto vuestro. El libro os dirá: (1) qué se entiende por tesis de doctorado; (2) cómo se escoge el tema y se disponen los tiempos de trabajo; (3) cómo llevar a cabo una búsqueda bibliográfica; (4) cómo organizar el material encontrado; (5) cómo disponer materialmente el trabajo elaborado. Y, fatalmente, es precisamente esta última la parte más prolija, aunque pueda parecer la menos importante: porque es la única para la cual existen reglas bastante exactas. 3. El tipo de tesis a que se hace referencia en este libro corresponde a las que se elaboran en las facultades de humanidades. Dado que mi experiencia...

Life Enjoy

When life gives you a hundred reasons to cry, show life that you have a thousand reasons to smile

Get in touch

Social

© Copyright 2016 - 2019 AZPDF.PL - All rights reserved.