Gran Enciclopedia Del Modelismo Tecnicas especiales

INTRODUCCIÓN ajo este epígrafe en- globamos una serie de procedimientos que en su mayoría sirven para la - pdf za darmo

11 downloads 76905 Views 8MB Size

Recommend Stories


8. Tomek w Gran Chaco
Alfred Szklarski TOMEK W GRAN CHACO 1 Ojciec i syn Lima, dnia 18 marca 1910 r. Kochany Ojcze! Przed wyruszeniem - pdf za darmo

B1. Libro del profesor
B1. Libro del profesor - pdf za darmo

Dimensione Cielo 22-I - Caccia Gran Bretagna
Dimensione Cielo 22-I - Caccia Gran Bretagna - pdf za darmo

Form i fokus del B
Form i fokus del B - pdf za darmo

Story Transcript


INTRODUCCIÓN

ajo este epígrafe englobamos una serie de procedimientos que en su mayoría sirven para la reproducción de objetos, piezas, texturas o las propias tomas fotográficas de nuestros modelos; desde el sistema más sencillo, a base de maskol, a los más sofisticados procedimientos de fotograbado o fundición. Se podría abordar este tema desde un punto de vista industrial con aparatos complicados, que sin duda serían de gran valor didáctico mostrando los entresijos de la producción de figuras, vehículos en resina, etc., pero hemos optado por el lado práctico tomando

^

Existen muchos medios al alcance de cualquier modelista para obtener por sí mismo piezas a partir de elementos modelados por él mismo o utilizando como original alguna parte de un kit existente en el mercado. La mayoría de estos sistemas se basan en la construcción de un molde para verter en él materiales que al fraguar reproducen los detalles del original, como es el caso de la escayola, siliconas, resina, etc. También se utilizan medios de producción fotográfica e industrial, como sucede con el fotograbado.

de una forma sencilla todas estas técnicas de tal manera que se puedan llevar a cabo en cualquier taller o lugar de trabajo. Naturalmente, los resultados nunca llegarán a la perfección industrial, pero cumplirán los objetivos que el modelista necesita para su «hobby» sin que le suponga una gran inversión, y suponemos que le facilitará la labor haciéndole alcanzar y sobrepasar los límites que las técnicas tradicionales tienen establecidas. Algunos de estos procedimientos tienen riesgos, dado que se manejan ácidos corrosivos; no obstante, otros son tan inocuos como la plastelina o la escayola. Las posibilidades que obtenemos con estos sencillos elementos es inmensa, pues casi todos se pueden reproducir sin dificultad: muros, rocas, tejados, vigas, ruedas y en general todas aquellas piezas que no sean excesivamente finas o pequeñas, para las cuales se utiliza e fotograbado, salvando la dificultad de obtener gran número de determinados objetos sin tener que hacer un gasto excesivo. En ocasiones se ha criticado la difusión de estas técnicas por propiciar el plagio en perjuicio de los creadores del producto original, pero la práctica cotidiana ha demostrado que esta picaresca sólo ha producido pingües beneficios e incluso ha despertado el interés por las piezas originales, de mucha más perfección.

^ En el mercado pueden encontrarse maquetas en escayola de muy buena factura. La foto corresponde a una «ruina de tienda alemana», por VERLINDEN PRODUCTIONS, a escala 1/35.

^

Algunos de los kits permiten obtener resultados bastante artísticos y espectaculares como este interior de iglesia fabricado por ESCENART a escala 1/35.

10

REPRODUCCIÓN DE PIEZAS EN ESCAYOLA

Existen marcas de modelismo que incluyen en sus catálogos «kits» de montaje para representar todo tipo de edificaciones, tanto civiles como militares, lo que permite al modelista la realización de dioramas con originalidad y fidelidad histórica. La mayoría de estos «kits» poseen un buen acabado, ya que, por las características propias de los ejemplos que representan, no es necesario que las piezas tengan un excesivo y preciso detalle. Algunos fabricantes, como Italeri y Tamiya, comercializan sus modelos de ambientación inyectados en poliestireno, como cualquier otra maqueta; bien reproducidos, pero la textura del plástico siempre carece de cierto realismo, debiéndose terminar su superficie con imprimaciones de masilla o de otros productos para corregir el grado de relieve y apariencia rea es. Los productos ideales para fabricar este tipo de accesorios siempre han sido de tipo calcáreo, como a escayola, yeso, aguaplast..., que deben ser preparados mediante su precipitación con un medio que los dibuja, casi siempre en agua. También podemos encontrar modelos de casas, bunkers, estaciones, iglesias, etc., comercializados por fabricantes que utilizan como materia prima alguno de estos comercian-

tes, como es el caso de Verlinden Productions, destacando, sobre todo, la gran calidad de los «kits» que fabrica la firma española Escenart. Sin embargo, el modelista puede llegar a reproducir sus propias piezas tomando como base un modelo de plástico inyectado, sobre todo cuando el diorama necesite una ingente canti-

A El contorno de la pieza original debe marcarse sobre una tabla de madera y recortarse con una segueta.

11

A

Sobre la pieza de madera recortada se pegan ambas mitades del original.

A La plancha de madera y plástico se deposita en el fondo de un cajón descubierto; se realiza sobre ella el primer vertido.

12

dad de dichos elementos ambientales para realizar grandes escenificaciones y así ahorrar considerablemente los costos provocados cuando se adquieren muchas maquetas comerciales. La escayola es un medio ideal para este fin debido a su bajo precio, sencillez de preparación, manipulación, grado de dureza y sobre todo por la textura que se obtiene una vez seca al admitir todo tipo de imprimaciones y pinturas para decorarla. Cuando el original se encuentra moldeado en sus dos caras bajo la forma de un solo elemento, el trabajo de vaciado se simplifica bastante, pero en el caso anterior, es decir, al estar la pieza de plástico dividida en dos mitades a unir entre sí, tendremos que dibujar el contorno de la misma sobre una superficie plana que posea un grosor adecuado a la escala del diorama. Podemos utilizar una lámina de contrachapado o aglomerado para marcar la forma correcta del original, incluso maderas bastante blandas, como la balsa. El dibujo obtenido se recorta con una segueta de pelo. Esta herramienta permite que podamos adaptarnos a cualquier detalle por muy complicado que éste sea y facilita el ahuecado de la tabla al cortar las ventanas o las puertas del modelo. Una vez conseguida la forma correcta, procedemos a pegar sobre la madera las dos mitades de plástico. Para unir ambos materiales es aconsejable emplear pegamento de contacto o cola blanca, desechando en nuestro caso otro tipo de adhesivos, como el cianocrilato o epoxídícos, ya que estos últimos pegan excesivamente la madera y el poliestireno entre sí. El paso siguiente consiste en construir una caja descubierta para realizar los moldes. Para preparar el vaciado se construye un rectángulo con cuatro tiras de madera o cartón rígido

que sobrepasen en altura y dimensiones a las medidas del original, por lo menos en unos tres centímetros por cada lado. Como base de la bandeja empleamos una tabla totalmente plana recubierta de plástico, linóleo o fórmica, de modo que se impermeabilice la madera, ya que ésta podría deformarse si se filtraba el agua entre ella. Los ángulos resultantes entre todos los elementos que componen la caja deben ser sellados con plastelina para que la escayola disuelta no rebose por ninguna abertura. Al colocar el original en el interior del receptáculo tenemos que insertar una pequeña pieza de madera en alguno de sus lados para mantener un espacio hueco, que servirá más adelante para verter el molde. Sobre la caja se realiza una primera precipitación de escayola diluida con el original en el fondo hasta que cubra la mitad aproximada de su altura. Mientras se endurece el material podemos acercarlo a una pequeña fuente de calor para acelerar la evaporación del agua. La dilución precisa de la escayola es importante. Para poder aglutinarse sobre el relieve de los originales debe tener consistencia y fluidez e impedir al mismo tiempo que al ser vertida aparezcan burbujas de aire. Una vez endurecida la caja inferior volvemos a sellar con plastelina todas las ¡untas y aplicamos un desmoldeador a la superficie del plástico y la escayola para evitar que el segundo precipitado fragüe o se pegue con el anterior. Existen «sprays» de silicona y parafina que sirven para desmoldear, pero también se puede utilizar agua jabonosa, aceite y vaselina. Sobre e primer molde es conveniente realizar algunos huecos, que harán las funciones de pivotes para que las dos mitades del mismo coincidan

^ Sobre el primer vertido de escayola, una vez endurecido, volvemos a situar el original.

^ La segunda precipitación de escayola debe cubrir hasta el borde de la caja.

13

posteriormente de una forma precisa, Al terminar el endurecimiento de la segunda capa podemos proceder a desmontar el bastidor de madera y a separar mitades de escayola. El origi-

nal de plástico puede ser archivado para ser utilizado cuantas veces sea necesario. Para obtener la pieza final únicamente debe añadirse escayola diluida en la abertura del vaciado, con

^ Las dos mitades del molde deben ser iguales, limpiando en cada una residuos de plastelina.

^ Con un pincel aplicaremos desmoldeador sobre cada cara utilizando agua jabonosa o parafina.

^ Antes de realizar el vertido para hacer copias las dos mitades del molde deben sujetarse firmemente entre sí.

^ El desmoldeador ha impedido que la pieza obtenida se pegue al molde. Las rebabas producidas se eliminarán posteriormente con limas.

14

A

La masilla es muy útil para imprimar la escayola aislándola de los medios acrílicos y también para crear diferentes texturas.

sus dos elementos firmemente sujetos por medio de gomas o gatos y previamente imprimados con desmoldeador. Los moldes pueden emplearse para hacer repetidas copias siempre que se manipulen con cuidado. La escayola es un medio muy absorbente y admite casi todos os tipos de pintura, aunque conviene aplicar imprimaciones de masilla y así evitar que algunos pigmentos acrílicos, al ser rebajados con agua, reblandezcan las piezas.

La escayola es un material que recibe ^ perfectamente casi todos los tipos de pintura. La mejor técnica para decorar las piezas es la del pincel seco.

15

Existen muchas

^

masillas de modelado. Sobre figuras de pequeña escala las mejores son de tipo epoxy y la pasta corriente utilizada en las maquetas.

En los ^ comercios especializados pueden adquirirse equipos completos de modelado. La herramienta más...

Life Enjoy

When life gives you a hundred reasons to cry, show life that you have a thousand reasons to smile

Get in touch

Social

© Copyright 2016 - 2019 AZPDF.PL - All rights reserved.