Mírame solo a mí - G. Elle Arce

Mírame, solo a Mí G. Elle Arce Copyright © 2015 Elle Arce Registered in safecreative: 1512075965706 - pdf za darmo

63 downloads 7426 Views 1MB Size

Story Transcript


Mírame, solo a Mí G. Elle Arce



















Copyright © 2015 Elle Arce Registered in safecreative: 1512075965706 All rights reserved. ISBN: 978-1519717269 ISBN-13: 1519717261 Portada creada por Larissa Saravia Imagen bajo CO















Dedicado a M. Siempre me miraste como yo soy. Te recordare toda mi vida.



-Nota de Autor



Antes que nada, quisiera decir que esta historia, no es originalmente mía. Anteriormente a que yo la comenzara, modificara y terminara, mi buena amiga, Larissa, la había comenzado. El nombre anterior, de esta historia, era “A la Mierda con Todo”, pero cuando yo la retome, le cambie el nombre. Para mí, ha sido un placer poder dar a conocer esta historia, que no solo me pertenece a mí. Nos pertenece a todos aquellos que alguna vez sentimos el limbo de la percepción que tienen diferentes personas sobre nosotros, pero solo hay pocas que notan lo que somos en realidad, aun cuando tratamos de engañarnos, hay alguien que mira nuestra alma y con todos nuestros defectos, nos ama.



-Sinopsis

Fiestas, bares, chicos, sentir las miradas de los hombres, tener un montón de sexo... Esa, es mi clase de diversión. Un error... hace que mi vida retroceda hasta cuatro años. Una época de la que pensé que había escapado. Mi pasado y mi presente convergen y amenazan con destruir mi futuro. "Eres un ángel, a pesar de todas las plumas que te quite" Advertencia: esta novela no es apta para menores de edad.



Índice -Nota de Autor

-Sinopsis-



-1-



-2-



-3-



-4-



-5-



-6-



-7-



-8-



-9-



-10-



-11-



-12-



-13-



-14-



-15-



-16-



-17-



-18-



-19-



-20-



-21-



-22

-Epílogo-



-Sobre la Autora-



-1

Me deleito mirándome al espejo.

Paso mis manos por mi curvilíneo cuerpo. Sé que a veces parezco obsesionada conmigo… bueno, más bien siempre. Pero, es que no puedo evitar sentir excitación con solo saber que todo eso es mío. Desarrolle a muy temprana edad, lo que no fue nada grato, pero, en cuanto comencé a comprender todo lo que significaba dar ese paso de niña a mujer… no tarde en verle TODOS los beneficios. Hoy, llevo puesto un jeans blanco, rasgado en las piernas, y una camisa morada con volantes por todo el frente. Me encanta como me hace resaltar la figura el pantalón blanco, aunque detesto como se marca la ropa interior; y es por eso, que hoy he prescindido de ella. Es lo bueno de ser joven, todo está firme y en su lugar como para dejar de usar ropa innecesaria. Además, me encanta la atención que ponen los hombres sobre mi cuerpo al verme sin nada por debajo de mi ropa. Es como si comenzaran a figurarse como soy desnuda. Llevo puestas unas sandalias de tacón bajas, de color nut. Lo único que me da una aspecto “menos agresivo”, son mis risos dorados. Mi cabello es abundante, y lo tengo totalmente rizado, exceptuando las raíces, ya que por naturaleza es de esa manera. Lo llevo hasta la cintura, aun en contra de lo que dicen todos los estilistas acerca de que una mujer pequeña no debería andar un corte de cabello tan largo. Siempre salgo de mi casa maquillada, y hoy no es la excepción. Me he maquillado de forma ligera, solo una línea de rímel para resaltar mis ojos, pestañol, y un labial de color rosa. Nada extravagante. Se supone que hoy es mi último día de clases como bachiller, pero, no tengo deseo de ir al colegio.



Estoy segura que me graduare porque no soy tan estúpida para no hacerlo, pero muy diferente es querer desaprovechar mi tiempo yendo al colegio cuando ya no es necesario. Además, hay una cosa que es muy relevante, y es que yo no quiero seguir estudiando. Siempre he soñado con casarme con un hombre millonario, que pague todas mis cosas, mis gustos y caprichos. Me gusta esa idea arcaica de ser una esposa trofeo, la que solo disfruta de las comodidades de tener a alguien que la mantenga. Las personas deberían aceptar que existimos quienes tenemos como único interés vernos bien, vernos sexy. Yo soy una de ellas, como es evidente. Me encanta esa sensación de hacer que los hombres babeen por mí, es indescriptible; aunque si detesto cuando esos hombres son viejos y decrépitos, y sobre todo vulgares. Mis deseos son ser más sexy con cada día que pase. Sé que no es un gran deseo, ni me hace parecer lista; pero es que ese nunca ha sido un propósito para mí. Y si también sé que, frente a las feministas… estoy siendo machista y todas esas tonterías, pero ellas solo lo dicen porque son unas guarras muy feas. Un problema que surge al tener un modo de ser tan elitista como el mío, y si para que negarlo, es que no se tiene amigos, al menos no de los verdaderos. Todos los que se te acercan solo buscan tu fama, porque en los colegios, cuando lo único que interesa es tener buen físico, es bueno estar junto a personas que sean bellas y por añadidura también obtendrás fama. Por tal razón, yo siempre he tenido seguidores o seguidoras, pero amigos no. No es que me queje, en realidad es bueno, porque los amigos te dicen lo que piensan, en cambio los seguidores te dicen lo que quieres escuchar. En estos últimos meses, mi padre me ha insistido para que me inscriba en una universidad, o al menos busque que estudiar. Yo, me he hecho la desentendida. Ni siquiera he visto los planes universitarios y mucho menos que carreras ofrecen las universidades a las que es posible que pueda entrar por mis calificaciones. Mi padre se ha dado cuenta de ello, y hace unos días, me puso un ultimátum, dijo que: “si quieres seguir

viviendo bajo mi techo y gastando mi dinero, tendrás que buscar una universidad donde estudiaras”. Sé que las palabras de mi padre son vacías, nunca cumple ninguna de sus amenazas. Siempre son de lo mismo de: haz algo con tu vida, debes madurar, y muchas otras tonterías. Yo solo quiero vivir mi vida, solo quiero ser joven, hermosa y con buena posición, aunque eso para mi padre es difícil de ver. Me miro por última vez al espejo. Basta de esos pensamientos sin sentido. Tomo todas mis cosas; mis cuadernos, las llaves de mi coche y de la casa. Salgo de mi cuarto con tranquilidad, pero al notar en el reloj de la sala, que las clases ya han comenzado y que no tiene sentido ir el último día de clases, dejo los asquerosos cuadernos en el basurero de la cocina y me voy a acostar a la sala, al sillón. Mi casa, es bastante cómoda, aunque para lo que gana mi padre pudiéramos vivir en una mejor. Yo supongo que nunca nos mudamos a una mejor residencia por el miedo y esperanzas que aún conserva él. Mi madre –si es que se puede llamar así–, decidió irse cuando yo tenía unos dos años de edad, casi ni me recuerdo como es ella. Vivíamos en esta casa cuando eso sucedió, y supongo que eso es lo que ha impulsado a mi padre para seguir en ella. Enciendo la televisión, pero a esta hora es muy difícil encontrar algo que ver. Todo es para niños o sino son infomerciales. Escucho un ruido que proviene de afuera. Son mis vecinos. Me levanto rápidamente del sillón y me acerco a la ventana que da a la calle.



Miro que del otro lado, mi vecino de enfrente, el señor Araujo, está saliendo de su casa, listo para trabajar. No sé a qué se dedica mi vecino, solo sé que es un hombre de unos cuarenta y algo de años, casado con una mujer bastante rara y repugnante y con un hijo de mi edad. Supongo que tuvo a su hijo a corta edad, porque no se puede tener un hijo de 18 años sino se hizo así. Araujo, es un hombre guapo a pesar de sus años. Tiene el cabello un poco canoso, pero en general es oscuro, un poco largo pero bien peinado, aunque con uno de esos look de “ya estoy mayor”. Sus ojos son oscuros como la noche, intimidantes, desafiante y muy curiosos; me observan donde quiera que voy, me mira con cierta fascinación. Su cara es muy masculina, como ya dije, algo intimidante, pero por supuesto está llena de testosterona. Su tez es morena clara, como la canela combina con la leche, inigualable. Su cuerpo corresponde bastante con su edad, es el cuerpo de un hombre de cuarenta años, pero se ha conservado bastante bien, todos los días sale a correr. Tiene una espalda ancha y unos hombros definidos y fuertes, y una altura bastante buena para un hombre; es alto, pero no lo suficiente como para parecer un basquetbolista. Tal vez no tendrá los abdominales mejor definidos, pero da igual. Lo miro fijamente por la ventana. Este día, se ve ligeramente más atractivo que otros días. Lleva el pelo medio despeinado a comparación de otras ocasiones. Sus largas piernas enfundadas en ese pantalón gris de raya, su camisa verde claro, le resalta más los músculos de los brazos. A mi forma de ver, él se ve jodidamente bien. Podrá ser que también pudiera ser mi padre, puesto que tiene un hijo de mi edad, pero de todas formas no hay una regla que te impida querer desear a un hombre como él, independientemente de su edad. Corro con prisa hasta mis llaves y salgo rápidamente de la casa. No quiero perderlo de vista. Él, ya está en su auto, ya lo encendió incluso.



Subo rápidamente a mi pequeño auto Volkswagen beetle del 2007, en color menta y de interior de cuero volteado color beige. Los asientos son tan cremosos, que parecen hechos de mantequilla. Prendo el motor de mi vehículo y me preparo para seguir un poco a mi vecino, pero, si él no entiende la indirecta… tendré que dejarlo de lado. En unos segundos me pego mucho al carro de él, siguiendo cada una de las curvas por las que el gira, reduciendo y acelerando de la misma manera en la que él lo hace. Pareceré una loca persiguiéndolo, pero es que mis métodos de seducción son diferentes a los utilizados por cualquiera. Yo soy directa, claro, la mayoría de las veces, porque en otras ocasiones me gusta jugar un poco con los hombres, seducirlos hasta que sean ellos los que se hallen inevitablemente atraídos por mí. Que puedo decir, tengo una fascinación por las cosas poco comunes. El señor Araujo, después de unos diez minutos, entiende mi indirecta, y se va directo al estacionamiento de un hotel. No será el mejor h...

Life Enjoy

When life gives you a hundred reasons to cry, show life that you have a thousand reasons to smile

Get in touch

Social

© Copyright 2016 - 2019 AZPDF.PL - All rights reserved.